Piscícola



La actividad piscícola a nivel parroquial es mediobajo, considerando que las peceras o estanques no son adecuadas para el desarrollo comercial de esta actividad, e incluso la alimentación de los peces no es exclusivamente a base de concentrados balanceados, sino también utilizan ciertos productos sobrantes de cosecha o frutos del sector y la temporada, su producción la usan en gran parte para el autoconsumo familiar. El pez de mayor producción es la tilapia negra, así como también en menor escala cultivan la tilapia roja.

Cabe mencionar además que existen formas rusticas y artesanales de aprovechamiento de esta actividad económica, como la que se realiza por medio de pesca con trasmayos, atarrayas, esta forma de pesca la realizan personas de manera informal, aprovechando la ictiofauna de los diferentes ríos y quebradas; es muy útil mencionar que estas formas de actividad pueden acarrear problemas de carácter ambiental. La piscicultura con fines comerciales, se desarrolla especialmente en los barrios: Las Flores de Panguintza, Los Laureles, de las cuáles las dos son organizaciones.