Ganadera



La actividad ganadera se desarrolla en la mayoría de las fincas emplazadas en el territorio parroquial, se caracteriza por presentar un tipo de explotación extensiva, lo cual provoca una degradación del recurso suelo y ampliación de la frontera agropecuaria, transformando el paisaje en la localidad.

Al interior del sector ganadero, existen unidades
de producción pequeñas con escasa tecnología, que no permite incrementar la producción y productividad de las actividades pecuarias.

La explotación de animales mayores (ganado bovino), es la que representa el mayor ingreso a las familias dedicadas a esta actividad, siendo la producción de carne y leche, a través de la venta local como regional de sus derivados o productos con mayor valor agregado como leche cruda, queso y quesillo, permitiéndole ocupar un lugar predominante en la producción de animales mayores, en el sector.


Las razas predominantes en el cantón son:

Según el catastro proporcionado por el Centro Agrícola del Cantón Centinela del Cóndor, existe una población bobina de 7740 UB, en 403,2 fincas. La mayor parte de la ganadería en el territorio cantonal mantienen un promedio de 0,80 UB/Ha, con una población promedia de 19 unidades bovinas por finca.

Con un promedio de 4,1 litros leche/vaca/día; lo que nos indica que la cifra anual esta alrededor de los 922,50 litros por vaca con períodos de entre 210 y 240 días de lactancia. La producción de carne al igual que la producción de la leche es muy baja. Únicamente se puede conseguir 400 gramos de carne por día en el mejor de los casos, un rendimiento de 30 a 35 arrobas por animal durante tres años de engorde, en los animales adultos, estas cifras están paralizadas, por cuanto no hay un adecuado manejo por parte del ganadero.

Cabe señalar que actualmente, se está implementando la inseminación artificial en los rumiantes para obtener una mejor genética, producción y productividad, obteniendo como resultado pies de cría mejorados.
El ganado bovino, es manejado en su mayoría al sogueo, y la base de su alimentación es a gramíneas, entre ellas, en mayor cantidad la brachiaria, mekeron, pasto elefante y gramalote.

Muy pocos mantienen pastos de corte (alfalfa, kingrass blanco y morado, elefante) y forrajes de alto valor nutritivo (nacedero o quiebrabarrigo), que lo utilizan para sobrealimentar el ganado bovino de leche, agregando caña picada, melaza y sales minerales.